OMICRON Magazine

¡BÁJESE DEL TEJADO! Parte 2: Puesta en servicio de un sistema fotovoltaico flotante Muchas empresas ya cuentan con centrales eléctricas generadoras de energía para reducir los costes de adquisición de electricidad y permitir la continuidad de la producción o facilitar paradas controladas durante interrupciones del servicio prolongadas. En una red eléctrica insular, es decir, cuando la red de nivel superior no está disponible, las plantas generadoras, las instalaciones de almacenamiento y los sistemas de gestión de la carga deben funcionar conjuntamente a la perfección. Y esto es aplicable en ambos sentidos: Durante la transición energética, estas células industriales pueden apoyar la estabilidad de la red eléctrica pública contribuyendo a las energías renovables. Ambos aspectos se están explorando en el marco del proyecto INZELL. Potente sistema fotovoltaico Los datos de las células industriales del grupo Max Bögl son impresionantes: Cada año se generan aproximadamente 25,5 GWh de electricidad. Junto a los aerogeneradores, los sistemas fotovoltaicos son los que más contribuyen a la producción de electricidad. Las instalaciones sobre tejado proporcionan una capacidad de unos 2,5 MW. Sin embargo, el parque fotovoltaico flotante en el lago del foso de la empresa es particularmente notable. Este sistema fotovoltaico cuenta con una capacidad conectada de 1,6 MW. Plenamente operativo Se solicitó a OMICRON la puesta en servicio del sistema fotovoltaico flotante. «Realizamos pruebas primarias en el sistema, comprobando la asignación de fases y la relación de transferencia de los transformadores de corriente y tensión. No importa si el sistema fotovoltaico está instalado en un tejado o en un lago», explica Michael Biller, Application Engineer de OMICRON Engineering Services. «También es necesario comprobar la conexión de desacoplamiento. Por ejemplo, en caso de falla, una desconexión de la red eléctrica hará que el sistema fotovoltaico se ponga fuera de servicio inmediatamente. Esto protege tanto a la red eléctrica como al propio generador». Además de realizar las pruebas estándar, los ingenieros comprobaron la integración del sistema fotovoltaico en la tecnología de señalización y telecontrol. Estas comprobaciones garantizan que los valores medidos y los mensajes del sistema fotovoltaico se transmiten de forma fiable al centro de control. Los ingenieros también comprobaron el control remoto del sistema fotovoltaico. El sistema fotovoltaico flotante ha permitido al grupo Max Bögl aumentar sustancialmente su capacidad solar para la producción de electricidad, a pesar de no disponer de espacio adecuado en el tejado. «Nuestras pruebas confirmaron que el sistema funcionaba correctamente y permitieron la puesta en servicio completa del sistema fotovoltaico», afirma Michael. INZELL es un proyecto de investigación que se está llevando a cabo actualmente en la célula industrial del grupo Max Bögl en Sengenthal, Alemania (más información en el número 1/2023 de OMICRON Magazine). Una vez finalizado el proyecto de investigación, el objetivo es poder utilizar la célula industrial como una red eléctrica insular durante una situación de emergencia. Numerosos generadores que utilizan energías renovables producen la potencia necesaria para la célula industrial. Por ejemplo, se ha instalado un sistema fotovoltaico flotante en el lago del foso de la empresa. OMICRON participa activamente en el proyecto INZELL y también fue responsable de la puesta en servicio del sistema fotovoltaico en el lago. 26

RkJQdWJsaXNoZXIy NTkxNzY=