Pruebas de interruptores de potencia

Los interruptores de potencia desempeñan tres tareas principales: Cuando se cierran, tienen que conducir la corriente con la mayor eficacia posible. Cuando se abren, tienen que aislar los contactos entre sí con la mayor eficacia posible. En caso de falla, tienen que desconectar la corriente de falla tan rápida y confiablemente como sea posible, protegiendo así todos los equipos subsiguientes. En el mercado de Estados Unidos, los interruptores de potencia más populares son las unidades de "tanque muerto", mientras que en Centroeuropa la norma son los interruptores de "tanque vivo". En otras partes del mundo, pueden encontrarse ambos tipos.

Un interruptor de potencia puede estar sin actuar durante varios años, pero en caso de falla, tienen que desconectar confiablemente corrientes de falla de muchos kiloamperios en unos pocos milisegundos. Las fallas típicas que se producen en los interruptores de potencia son cortocircuitos en las bobinas, un comportamiento incorrecto, por ejemplo, debido a contactos desgastados, así como daños/desgaste de las conexiones mecánicas o del material de aislamiento. Por este motivo, los interruptores de potencia necesitan pruebas periódicas y minuciosas.

Las pruebas de interruptores de potencia por lo general se centran en realizar mediciones de movimiento y de tiempo en las unidades. Sin embargo, nuestras soluciones de pruebas han revolucionado las pruebas de interruptores de potencia. Las soluciones de pruebas que ofrecemos incluyen sistemas capaces de suministrar alimentación eléctrica durante el proceso de pruebas y de medir resistencias de micro-ohmios entre los contactos cerrados. Realizando las pruebas sin usar la batería de la subestación aumenta en gran medida la seguridad en todo el proceso de prueba.

Está utilizando una versión de navegador desactualizada.
Por favor, actualice su navegador o utilice otro para ver correctamente esta página.
×